Libertad para Teresa: Justicia para las mujeres encarceladas por emergencias obstétricas

Luego de sufrir una emergencia obstétrica, Teresa buscó atención médica. En el hospital la acusaron de aborto y luego la judicializaron con cargos de “homicidio agravado.” Tres años después de haber sido condenada a una sentencia de 40 años, le siguen negando el tratamiento médico para una infección renal que ha presentado. Si no es tratada, podría morir—dejando su hijo de 10 años sin su madre.

En este momento un juez está revisando su caso. Añade tu nombre para instar al juez a que defienda a en su sentencia la justicia y proteja los derechos humanos de Teresa.

In English.

Nombre

*Required fields
 

Para ayuda en llenar la forma en español, sigue estas instrucciones:

*First Name = Nombre

*Last Name = Apellido(s)

*Your Email = Tu correo electrónico

State / Province =  Localidad (opcional)

ZIP / Postal Code = Código postal (opcional)

*Country = País

*Obligatorio

Si tu no estas registrado aun al firmar esta carta, recibirás por correo electrónico comunicaciones y actualizaciones del Centro de Derechos Reproductivos.

 
 

Mensaje

Re: Justicia y protección de los derechos humanos de María Teresa Rivera

Honorable Martín Rogel Zepeda,

Le escribimos para expresar nuestra profunda preocupación por la situación de María Teresa Rivera, quien fue injustamente condenada a 40 años de prisión por "homicidio agravado" luego de haber sufrido una emergencia obstétrica. Al igual que otras 14 mujeres salvadoreñas privadas de libertad, María Teresa buscó atención médica durante una emergencia de salud relacionada a su embarazo y sin ninguna evidencia, rápidamente fue declarada culpable de asesinato.

Ahora María Teresa sufre un dolor intenso todos los días debido a una infección en el riñón una condición que pudo haberle ocasionado la pérdida del embarazo en el primer lugar. En los meses previos a su emergencia obstétrica, María Teresa fue varias veces a urgencias a recibir tratamiento médico para infecciones de riñones y del oído. Hasta el día de su emergencia, María no sabía que estaba embarazada y ningún médico la informó sobre su condición. El día de su emergencia fue llevada directamente del hospital a la cárcel. Trágicamente María Teresa no ha recibido ningún tipo de atención médica desde que fue detenida en 2011.

Sin la atención médica que requerida, María Teresa podría enfrentarse a una tragedia similar a la de Manuela, otra mujer salvadoreña cuyo cáncer que nunca fue diagnosticado el cual le causó una emergencia obstétrica. En 2008, después de su emergencia obstétrica Manuela fue condenada a 30 años de prisión por asesinato. Mientras estuvo encarcelada, ella no recibió el tratamiento adecuado para su linfoma de Hodgkin avanzado y en 2010, murió en la cárcel dejando dos hijos pequeños.

Las violaciones de derechos humanos enfrentadas por Manuela y María Teresa, así comolas demás mujeres privadas de libertad debido a las emergencias obstétricas están bien documentadas y han sido denunciadas por numerosos ONGs internacionales y organismos de derechos humanos. En 2015, siete Relatores Especiales de la ONU emitieron una declaración conjunta donde condenaron las numerosas violaciones de derechos humanos que se producen cuando las mujeres son perseguidas, encarceladas y condenadas por emergencias obstétricas. Esta misma semana, el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América expresó sus "serias preocupaciones" sobre las sanciones penales de María Teresa y otras mujeres encarceladas tras sufrir emergencias obstétricas.

Le pedimos que en la revisión del caso de María Teresa tenga en cuenta la falta de justicia, la discriminación que ella ha enfrentado por ser una mujer pobre y la urgencia excepcional que se presenta por su estado de salud crítico.

Respetuosamente solicitamos que se tome ventaja de esta oportunidad única para proporcionar justicia en el caso de María Teresa y defender sus derechos humanos fundamentales a la salud y la integridad personal, la igualdad ante la ley y la no discriminación, a vivir una vida libre de violencia de género, y la protección judicial en su decisión.

Gracias por la atención brindada a la presente carta,